YURIRIA… se seca

por Enrique García y García
25 abril, 2021

YURIRIA… se seca

 

Mucho se ha dicho sobre los efectos del Cambio Climático en el Medio Ambiente y en este mismo lugar se comentaba sobre ellos con detalle1; basta recordar en este momento que la falta de agua y el exceso de ella son las principales repercusiones.

 

Muy recientemente han aparecido varios reportajes sobre los bajísimos niveles de las principales presas en el Bajío sobresaliendo la Allende y la legendaria laguna de Yuriria, en el estado de Guanajuato. La primera fue construida a mediados del s.XX inundando el caserío de una pequeña comunidad, su templo y los campos de cultivo circunvecinos. En la actualidad, dada la sequía imperante, la iglesia está totalmente al descubierto y es fácil constatar que faltan alrededor de doce metros de “tirante de agua”; esta situación lleva un año y no hay visos que recupere su nivel promedio. En algunas partes del fondo del vaso se ve pastar ganado ovino y caprino comiendo la poca yerba húmeda que existe. Lamentable.

 

Referente a la laguna de Yuriria, es de señalar que fue construida en la época virreinal durante el gobierno del primer virrey Antonio de Mendoza, siendo la mano ejecutora la Orden Agustina, y cabe la mención que ésa fue la primera obra hidráulica de importancia en América. Desde el año 1584 inició su doble función, como la mayoría de los embalses de la región, al proporcionar agua para la irrigación y controlar las avenidas de los ríos que la atraviesan para evitar inundaciones aguas abajo.

 

A ese doble propósito se le sumó el de establecer un medio acuático para el desarrollo de diversos peces lo cual ha venido dando frutos adicionales para el beneficio de los habitantes de la Ciudad y los que viven en la orilla de la laguna. Sin embargo, desde hace varias décadas ha aparecido un alga nociva llamada sargazo, que afecta sensiblemente el desarrollo de la fauna piscícola, misma que se ha tratado de eliminar con poco éxito, pero en alguna medida se ha controlado su crecimiento.

 

Al que esto relata le consta que desde 1985, el Gobierno del Estado ha dedicado muchos recursos económicos para la erradicación de esa plaga verde, utilizando diversas formas, tanto químicas como mecánicas, y la lucha continúa. En las primeras se cuentan substancias que matan el vegetal sin poner en riesgo la flora y fauna de la laguna; en las segundas están los equipos que arrastran el sargazo hasta la orilla, conde se procesa para convertirlo en materia prima para la fabricación de zapatos, ladrillos para la construcción, aislantes térmicos, y otros.

 

A esta grave situación provocada por la escasez de lluvias, se le agrega el que la autoridad hídrica federal, ha ordenado la extracción de agua de los embalses para diferentes propósitos, pero sin tomar en consideración el punto de vista de las estatales y municipales, ni menos el de los agricultores. Mal, muy mal.

 

Desde hace varias décadas la administración de las aguas superficiales de la Cuenca Lerma-Chapala, donde se encuentra Yuriria, está reglamentada por un convenio2 entre el Gobierno Federal, a través de CONAGUA, los estados Jalisco, Michoacán, Guanajuato, Querétaro y México, y además los Representantes de los usuarios de los usos acuícola, agrícola, industrial, pecuario, público urbano y servicios. El objetivo es atender asuntos relacionados con la disponibilidad, distribución y usos de las aguas superficiales en la zona en comento.

 

En los antecedentes del convenio aludido se señalan los obvios motivos de la ingerencia de todos los participantes, por lo que se considera inaudita la decisión unilateral de extracción del agua de las mencionadas presas.

 

La Laguna de Yuriria se seca y la secan.

 

 

1 SEQUÍAS… impacto ambiental. Glosas. E. García y G. Agosto 2020. México

SEQUÍAS… impacto ambiental – Glosas

2 Convenio de coordinación de las aguas superficiales de la Cuenca Lerma-Chapala. Noviembre 2014. México.

DOF – Diario Oficial de la Federación

 

 

En ocasión del Día de la Tierra.

25 de abril del 2021

Publicación anterior ELECCIONES… con Ciencia.