LLUVIA… bien, ¿pero ácida?

por Enrique García y García
25 julio, 2020

LLUVIA… bien, ¿pero ácida?

 

La generación de energía limpia se impulsa en todo el mundo, salvo en algunos países como el nuestro, pues en múltiples ocasiones se han despreciado las fuentes renovables e impulsado, y con estratosféricos costos la absurda construcción de la refinería de Dos Bocas, a pesar de las voces en contra de expertos internacionales. Pero la obra sigue viento en popa.

 

La producción de gasolina y otros subproductos a partir de refinación del petróleo, conlleva procesos complicados que deben ser vigilados permanentemente so pena de tener incidentes de consecuencias graves en la salud de los trabajadores, población donde se localice y por supuesto en el medio ambiente circundante.

 

Hace unas semanas el Presidente de la República estuvo de gira cuasi electoral en el estado de Guanajuato y otros, pero aquí se dio tiempo para revisar los avances en los trabajos de adecuaciones y mantenimiento de la refinería de Pemex en la ciudad de  Salamanca, y su comentario fue que todo marchaba de acuerdo a lo exigido por la Secretaría de Energía y que sería un ejemplo a seguir en las otras plantas similares que controla la paraestatal. Retórica que no admite cuestionamiento alguno; vaya pues y a seguir aplaudiéndolo.

 

Paradogicamente, hace unas horas, la prensa guanajuatense informó que se había producido una fuga de azufre al iniciar uno de los complejos procedimientos de refinación del crudo en la refinería RIAMA que está ubicada en el centro de la ciudad de Salamanca, lo cual refleja el deplorable estado de mantenimiento que ha tenido en los últimos años, y precisamente en esa planta, el Presidente acababa de corroborar los trabajos para corregir las fallas que se dice, no son novedad, aunque no me consta. Problemas a la vista.

 

Los programas elementales de Química que se imparten en tercero de secundaria, se estudian diferentes reacciones químicas y para el elemento Azufre, S, se tiene que al combinarse con H2O, agua líquida o gaseosa, se produce mayoritariamente H2SO4, sí amigo lector leíste bien, acido sulfúrico que en ciertas proporciones es un veneno cuando se inhala o se bebe. Un verdadero problema sanitario, (otro más), que merece acción inmediata.

 

Es de señalar que en la impartición de Talleres1 de Calidad de Agua a niños de quinto de primaria, cubríamos cuatro mediciones básicas: turbidez, temperatura, contenido de oxígeno y pH. Esta última determinación la hacían los alumnos con un equipo muy sencillo para medir la acidez del agua y recuerdo que un chavo me preguntaba si podía medir la lluvia ácida; a lo que el que el de la pluma contestó sin titubeos: por supuesto. A pregunta expresa, el muchacho me decía que un primo suyo vivía justamente en Salamanca.

 

Espero que la fuga, en el momento que escribo estas Glosas haya sido controlada y que a la población salmantina e incluso irapuatense, se les haya notificado oportunamente de no salir y en caso necesario usar siempre sus cubrebocas.

 

Cuidado, la lluvia es bienvenida, pero no ácida.

 

24 de julio del 2020

 

 

 

1 “VACACIONES ECOLÓGICAS… aprender jugando” Glosas. E. García y G. julio 2012. México.

https://glosas.com.mx/2012/07/vacaciones-ecologicas-aprender-jugando/