OZONO…pesadilla capitalina.

por Enrique García y García
16 marzo, 2016
Después de haber pasado diez días de vientos huracanados, bajas temperaturas y agua en forma de lluvia, agua nieve y nieve, vino una efímera luna de miel para el ambiente capitalino que duró apenas dos días, sí dos. En ese suspiro se tuvo un cielo azul profundo y la vista llegaba a kilómetros de distancia pues se tenía aire puro. Después, la triste realidad.

 

Hace un par de días las autoridades de la Ciudad de México dieron aviso de una “precontingencia ambiental” puesto que los valores de calidad del aire eran malos tanto en partículas en suspensión como en el contenido de ozono. Adicionalmente se comentaba que la situación no mejoraría puesto que se había detectado una “inversión térmica”. Vaya pues. Otro término que se sumaba a otros como “sistema de baja presión”, “frente frío”, “lluvias atípicas”, ”efecto invernadero”, “cambio climático” por mencionar los más relevantes, que hace años no aparecían en los periódicos y noticiarios.

 

El último por acuñarse, “inversión térmica1, se refiere a una condición atmosférica que afecta la circulación natural del aire hacia arriba y consiste en que una capa de aire caliente se interpone entre la superficie y las capas superiores de aire frío, que impiden que el aire con humo, partículas en suspensión y demás, se eleven por convección hacia arriba y queden atrapadas, provocando una creciente capa de contaminantes. Esta situación se da preferentemente en  los meses de invierno.

 

Aclarado lo anterior les comento que hacía muchos años no veía niveles de ozono como los que se dieron el día de hoy y las causales fueron como todo proceso complicado, muchas. Lo que es definitivo es que el medio ambiente de la ciudad es altamente vulnerable, trátese de viento, lluvia o contaminación por vehículos y fábricas industriales, y lo peor de todo es que NO se le ve fin dado que las decisiones ambientales desde mi punto de vista son equivocadas, como por ejemplo la ubicación del nuevo aeropuerto de la Ciudad que comenté en este espacio2 de Excélsior hace meses. En este mismo asunto, autoridades capitalinas y federales discuten quién es el dueño del terreno que dejara el aeropuerto actual y qué usos le dará. Ya me imagino que a ninguno se les ocurrirá el habilitarlo para que vuelva a ser lo que fue, una laguna natural con todos los atributos que ello trae consigo. Es por demás.

 

Lo preocupante en estos momentos es el atender la contingencia atmosférica pues la inversión térmica continúa y los contaminantes, precursores de la formación del ozono,  están atrapados. Leo que se ha puesto en marcha la Fase 1 por ozono, que limita fuertemente la emisión de contaminantes sea por fábricas o vehículos, y que previene a escolares de la ciudad a realizar actividades al aire libre durante las horas de acumulación del dañino gas, del que me referí en otros textos3,4 también publicados en Excélsior, y que considero oportuno compartirlos con ustedes amables lectores.

 

Como se señala en dichos escritos, el ozono es un contaminante secundario que se forma a partir de los primarios que emiten industrias y sobretodo los vehículos que circulan en la gran capital. Al igual que el problema del tráfico, la contaminación mejorará, sí y sólo sí se reduce el número de automóviles y camiones que transitan por calles y avenidas. En el artículo “Movilidad…con ciencia5, daba mi modesta opinión sobre el particular haciendo énfasis en la urgencia de ampliar y mejorar el transporte público como parte de una estrategia para atender el tipo de contingencias que se presentan y cada vez con mayor frecuencia.

 

No cabe duda que el OZONO se ha convertido en una verdadera pesadilla cuya atención debe ser prioritaria.

 

 

1 Inversión Térmica. Descripción del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático. Marzo 2016

 

 

2 Texcoco…sigue la conquista. Excélsior. E. García y G., Septiembre 2014http://www.excelsior.com.mx/opinion/opinion-del-experto-nacional/2014/09/14/981608

 

3  Ozono…¿bueno o malo? Glosas. E. García y G., Mayo 2013

 

 

4  El Cambio Climático y el Ozono. Glosas. E. García y G. Junio 2013

 

 

5  Movilidad…con ciencia. Glosas. E. García y G. Diciembre 2015